domingo, 28 de marzo de 2010

APLICACIÓN DE LA EPIDEMIOLOGÍA A LAS ENFERMEDADES INFECCIOSAS

APLICACIÓN DE LA EPIDEMIOLOGÍA A LAS ENFERMEDADES INFECCIOSAS

La epidemiología tiene por objetivo el estudio de la distribución y los determinantes de las enfermedades en la población. Si bien en sus inicios modernos, en las primeras décadas del siglo XX se hallaba orientada al estudio de las epidemias, en la actualidad sus principios y métodos se aplican a todo tipo de enfermedades y condiciones de salud. En las enfermedades infecciosas, consideradas como un fenómeno global que afecta a grandes masas de población, la epidemiología se utiliza para estudiar la evolución de la morbilidad y mortalidad que toleran, los grupos afectados, los cambios geográficos, ciclos y tendencias y permite diseñar estrategias para su control, eliminación y erradicación. En las enfermedades infecciosas que se presentan en un contexto localizado ya sea comunitario u hospitalario se utiliza para investigar la etiología, mecanismos de transmisión y factores implicados y permite definir programas y acciones para su vigilancia, prevención y control. Su metodología también es muy útil para analizar las causas de la emergencia de nuevos patógenos.

SITUACIÓN ACTUAL DE LAS ENFERMEDADES INFECCIOSAS

Las enfermedades infecciosas ocasionan en conjunto en todo el mundo 13,3 millones de muertes al año, que representan el 25% del total y son la segunda causa de muerte. El primer puesto lo ocupan las enfermedades cardiovasculares con el 31%. Sin embargo, las infecciones son la primera causa de muerte en la infancia y juventud y la principal responsable de pérdida de años de vida por discapacidad.

La continua aparición de nuevos agentes (HIV, Hantavirus, Priones, etc.), la reemergencia de de algunas infecciones como la tuberculosis, difteria, paludismo o dengue las cuales en muchos países se creían controladas, el establecimiento de nuevas formas de transmisión, la aparición de la resistencia microbiana a los antibióticos, etc. Nos indican que las enfermedades infecciosas seguirán siendo un capitulo muy destacado en la medicina del siglo XXI. En el lado positivo deben anotarse importantes éxitos obtenidos como la erradicación de la viruela y el control de la poliomielitis, dracunculosis, lepra y tétanos neonatal, así como la introducción de medicamentos y vacunas cada vez más eficaces contra las infecciones.

CONCEPTOS GENERALES

• Contaminación: Es la presencia en la superficie del cuerpo o sobre objetos inanimados (fómites) de un agente infeccioso que puede ser una fuente de infección.
• Colonización: Es la proliferación de un agente infeccioso en la piel, una cavidad o una víscera de un huésped humano o animal.
• Infección: Es la invasión y multiplicación del microorganismo en los tejidos del huésped.
• Enfermedad Infecciosa: Es el conjunto de manifestaciones clínicas producidas por la infección.
• Cadena Epidemiológica: Serie de eslabones que intervienen en la transmisión de un agente desde un reservorio o una fuente infectiva hasta un huésped susceptible.

Los agentes infecciosos difieren en su grado característico de gravedad. Se usan varios términos para especificar el gradiente de gravedad: transmisibilidad e infectividad, patogenicidad y virulencia y por último inmunogenicidad. Patogenicidad designa la capacidad un agente para producir enfermedad en un huésped infectado. Virulencia es la capacidad de un agente para producir enfermedad grave; designa la proporción de casos que son graves.

• Transmisibilidad: Es la capacidad del agente para transmitirse de un huésped a otro, depende de la infectividad.
• Infectividad: Capacidad del agente para penetrar en los tejidos y multiplicarse.
• Patogenicidad: Es la capacidad un agente para producir enfermedad en un huésped infectado.
• Virulencia: Es la capacidad de un agente para producir enfermedad grave o mortal; designa la proporción de casos que son graves y/ó letales.
• Inmunogenicidad: Es la capacidad para inducir una respuesta inmunitaria específica y duradera en el huésped.
• Reservorio: Los reservorios se definen como los organismos vivientes o bien la materia inanimada (como el suelo) en que normalmente vive y se multiplica un agente infeccioso ya que en el encuentra las condiciones indispensables para su supervivencia y desde el que pasa al huésped susceptible mediante los mecanismos de transmisión.

El concepto de reservorio es fundamental en la enfermedad infecciosa, por que el reservorio es un componente esencial del ciclo por el cual un agente se mantiene y perpetúa. El reservorio específico para un agente está así íntimamente relacionado con el ciclo vital de dicho agente en la naturaleza.

En el ciclo más sencillo el reservorio es el hombre mismo, y el ciclo puede representarse esquemáticamente como sigue: hombre --- hombre --- hombre.

Este tipo de ciclo es característico de la mayoría de las enfermedades infecciosas a que se halla expuesto el hombre: la mayoría de las enfermedades respiratorias virales y bacterianas, enfermedades venéreas, parotiditis, etc.
• Fuente de Infección: Hábitat ocasional en el que el agente mantiene transitoriamente la capacidad para reproducirse (como secreciones, heces, sangre, agua, alimentos o un objeto).
• Zoonosis: Son enfermedades cuyo reservorio es un animal vertebrado y que puede propagarse al hombre. En este caso el hombre viene a ser un huésped accidental no necesario para la supervivencia del microorganismo.

Algunos ejemplos de zoonosis son la tuberculosis bovina (vacas), brucelosis (vacas, cerdos y cabras), leptospirosis (roedores) y rabia (perros, murciélagos, zorros y otras especies silvestres). Como se dijo con anterioridad, en estas enfermedades el hombre no es una parte esencial (reservorio usual) del ciclo vital del agente. Así: Animal --- Animal --- (hombre) --- Animal.

• Portador: Es la persona que sin presentar evidencia clínica de la enfermedad, disemina microorganismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada